La Asociación de Armadores de Cerco de Galicia, Acerga, fue reconocida como Organización de Productores Pesqueros (OPP-82) en el 2018. Su presidenta es María del Carmen Chamorro y su portavoz, Andrés García. Con motivo del Año Internacional de la Pesca Artesanal y la Acuicultura (IYAFA), explican en IP la importancia económica y social del cerco.

Hace cuatro años, la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia, Acerga, empezó su camino como Organización de Productores Pesqueros (OPP-82). “A efectos de la pesca no supuso un cambio importante porque actuamos igual que antes”, señala a IP el portavoz de la Asociación, Andrés García. No obstante, el cambio organizativo sí les permitió crecer hasta alcanzar, en la actualidad, 121 barcos que aglutinan al 82 % de la flota de cerco gallega, y que han conseguido mover, en el último año, 27 500 toneladas de pescado.

 “El cerco es un arte selectivo que pone el producto en el mercado a las pocas horas de ser pescado, por lo tanto, tiene máxima frescura, es pescado azul y aporta proteínas de calidad y saludables necesarias para una dieta equilibrada”. Así define Carmen Chamorro, presidenta de Acerga, la actividad cerquera y el potencial de los alimentos que capturan. La armadora gallega es la primera mujer que dirige la Asociación. En el Año Internacional de la Pesca Artesanal y la Acuicultura (IYAFA), hace hincapié en que, los  productos del cerco “deberían estar más presente en los comedores escolares, en residencias y hospitales. Es producto nuestro, fresco y de calidad”.

¿PESCA INDUSTRIAL O ARTESANAL?

Que el pescado que la flota capture sea fresco es una característica de la pesca artesanal. No obstante, las embarcaciones de Acerga ya no se reconocen dentro de esta modalidad.

“Solo tenemos un barco de menos de 12 metros, y lo que sobrepasa esa medida ya se considera de pesca industrial. Pero, nuestra pesca siempre fue artesanal porque no pasamos más de 24 horas en el mar y vendemos pescado fresco”, explica Andrés García. Su negocio se relaciona, desde que empezó, a un modo de vida de las familias asentadas en pequeñas poblaciones de la costa: “Somos empresas familiares ligadas a poblaciones costeras no muy grandes, donde ayudamos a fijar población y al desarrollo económico”, añade, por su parte, Chamorro.

Los 121 barcos que aglutina la Asociación se distribuyen de diferente manera: “Tenemos una flota variada: barcos que se desplazan al País Vasco, Cantabria y Asturias para la pesca de la caballa y la anchoa, sobre todo; barcos que se mueven entre los puertos de nuestra comunidad y barcos más pequeños, que pescan, sobre todo, en las rías”, explica.

“Acerga genera más de 1100 empleos directos”

Asimismo, Acerga genera más de 1100 empleos directos y, por cada puesto a bordo, cuatro puestos más en tierra. Su actividad se dirige principalmente a la captura de jurel, anchoa, caballa y sardina. Esta última especie es la protagonista de una de sus mayores demandas.

Fuente: Industrias Pesqueras